¿Es bueno dormir con tu perro?


Dormir con tu perro

Hombre durmiendo con su perro entre los brazos
 
¿Es buena idea dejar que tu perro duerma a tu lado? Las opiniones varían significativamente dependiendo de la persona. Tanto los argumentos a favor de esta práctica como los que están en contra, son creíbles. Estos últimos se centran principalmente en la jerarquía y la higiene.
 
En este blog, te explicaremos los aspectos positivos y negativos de dormir con tu perro.

¿Dormir con tu perro? 

La pregunta divide a los dueños caninos. Algunos toleran esta práctica, y la permiten, mientras que para otros, permitir el acceso a su cama o incluso a su habitación es completamente impensable. Los argumentos presentados por cada uno de los dos bandos son bastante sólidos. Por lo que expondremos los «pros» y «contras» para que puedas sacar tus propias conclusiones. Porque en realidad, es más una elección personal.
 
Baner publicitario para descargar la applicación Préstame tu perro

Higiene y salud

Los problemas relacionados con la higiene y la salud son los principales aspectos que se plantean cuando se trata de decidir dormir con un perro. Es obvio que muchos dueños de perros prefieren prohibir a su amigo de cuatro el acceso de su cama para mantener el lugar limpio. De hecho, es probable que los perros presenten gérmenes y pelos que pueden desencadenar o promover enfermedades. 
Algunas personas son particularmente sensibles a los alérgenos, mientras que otras simplemente quieren mantener sus camas lo más saludables posible.
 
Argumentos comprensibles y defendibles, pero que pueden contradecirse en diversas situaciones. Aparte de los casos de personas alérgicas, que se ven obligadas a minimizar su contacto con los perros, uno podría pensar que compartir una cama con su perro es, por el contrario, beneficioso para la salud humana.
 
Un estudio presentado en el Congreso Internacional de la Sociedad Europea de Respiración (ERS) en Munich, en septiembre de 2014, demostró que los bebés de 0 a 3 meses podían ver disminuido el riesgo de desarrollar asma. A los 6 años disminuye en casi un 80%. La proximidad de los perros en los recién nacidos fortalecería sus defensas inmunes, lo que daría como resultado una mejor protección contra el asma.
 
Por supuesto, no se debe dejar dormir a un niño con un perro sin antes haber tomado algunas precauciones, ya que pueden ocurrir accidentes: una mordida refleja después de la incomodidad de un niño, asfixia…
 
El perro también debe estar limpio, tratado regularmente, vacunado y desparasitado para evitar la transmisión de enfermedades.

Cama y estado jerárquico

Los perros necesitan evolucionar en una estructura jerárquica bien establecida, con individuos que tomen la iniciativa y los seguidores. En sus mentes, su dueño es el dominante y eso es lo que los hace obedecer las reglas establecidas por él.
 
Sin embargo, dejar que tu perro acceda a la cama sería alentarlo a desafiar el estado jerárquico de su dueño. La cama corresponde, de hecho, al lugar privilegiado de descanso reservado para el líder de la manada. Al dormir allí, el perro alcanza una posición dominante, lo que puede dar lugar a un comportamiento indeseable por su parte.
 
La elección de dormir o no con tu perro dependerá, por lo tanto, de la educación que haya recibido y, sobre todo, de las relaciones jerárquicas entre el animal y su dueño. Si están bien establecidas, algunos propietarios optan por dejar que su perro se suba a la cama de vez en cuando, después de haberle dado su autorización

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *